La Virgen María mece al niño Jesús.